Nuestras Carreras

El Club Vasco de Camping Elkartea organiza dos pruebas relacionadas con el esquí de fondo: El Trofeo Donostia de esquí de fondo y La Subida a Artikutza en rollerski.


EL TROFEO DONOSTIA

Esta carrera de esquí de fondo se celebra en la estación de Le Somport desde 2007 durante el segundo domingo de febrero. Se trata de una carrera popular abierta a todo el mundo que sirve, al mismo tiempo, como prueba social. Se creó con la idea de recuperar una costumbre perdida en el Club desde que se dejaron de celebrar las pruebas sociales en Aralar.

video

Podríamos decir que en Somport nos sentimos como en casa, es el lugar en el que entrenamos habitualmente la mayor parte de los miembros del equipo y, junto a Candanchú, donde hemos corrido la mayor parte de las carreras desde las categorías infantiles.

El Tofeo Donostia se ha ido consolidando poco a poco, rozando en la última edición el límite de participantes, establecido en 250 esquiadores. Ese día se dan cita en Somport la élite de este deporte, los socios aficionados del CVC y la tropa de corredores populares, en lo que pretende ser más una fiesta del esquí de fondo que una carrera.

La página Web del Trofeo Donostia:





LA SUBIDA A ARTIKUTZA

El rollerski es la alternativa veraniega del esquí de fondo. Como práctica complementaria de éste, hace mucho que se practica buscando sus beneficios como entrenamiento específico. Pero además existe una cierta tradición de carreras de rollerski. Pruebas populares como la Behobia-SnSn o los 20 Km de SnSn han estado en otro tiempo abiertos a los participantes con esquís de ruedas, carreras como la Subida a Arrate van por su doceava edición y, desde hace tres temporadas, la Liga Interclubes de Rollerski ha conseguido insuflar nuevos bríos a esta disciplina entre nosotros, integrando un circuito de varias carreras entre las que se cuenta la organizada por nuestro Club.

La Subida a Artikutza es una prueba de Rollerski organizada por el Club Vasco de Camping Elkartea que se desarrolla en la finca de Artikutza, casi cinco duros Km de carretera que remontan la ladera de Bianditz desde el poblado de Artikutza, a través de un húmedo bosque de robles y castaños.

La fecha, desde 2007, los primeros sábados de octubre, cuando el otoño comienza a hacerse presente y nuestros pensamientos se dirigen cada vez con más insistencia hacia el invierno que se avecina.